Volvemos a jugar con un órdago a la chica: aborto y eutanasia.

Claro depués de leer durante varios días noticias relativas al embarazo de Dati y de la hija adolescente de Palin, el Gobierno español lo tiene claro, pongamos a Aido, Pajín, De la Vega y a Bernat a trabajar juntos en dos temas clave para España: el aborto y la eutanasia.

Claro, si en España hay embarazos no deseados, pongámosle solución con el aborto. Toda la vida diciendonos que el fin no justifica los medios y ahora este gobierno reinventa a Maquiavelo, con una nueva máxima, “acabemos por fin”, es decir olvidémonos de los medios para evitar estas situaciones, y por lo tanto la raíz del problema y acabemos de la situación con una condena a muerte.

Suena fatal pero no es otra cosa, condenemos a muerte a las víctimas, porque no nos equivoquemos, hay múltiples razones por las que una mujer no quiera seguir adelante con la vida de su hijo, económicas, emocionales, físicas…. pero para casi todas existe o debiera existir una solución.

No me puedo creer que una mujer se plantee abortar por causas económicas y que nadie hagamos nada, no existan políticas activas que se encargen de garantizarle una solución.

Claro siempre es más facil matar a ese niño, porque, ¿Qué coste tendría establecer políticas eficientes para la maternidad?, claro infinitamente superior al coste del aborto, como dicen en mi pueblo “muerto el perro, se acabo la rabia”.

Ni si quiera existen en las ciudades espacios para poder abandonar un niño de una forma segura, o es que nadie piensa en eso, y que no acaben en contenedores muertos como si de deshechos se tratasen. La Iglesia siempre se ha encargado de estas labores dentro de lo que se denominaba beneficiecia, pero ahora que existe un Estado del bienestar ¿Quién asume estas labores?

Pero como siempre jugamos a pequeña, no quiero ni pensar en las razones que se esgrimen detrás de una propuesta de suicidio asistido ¿ahorro en los costes sanitarios?, nuestros mayores son pobres y viven solos, no tendrá eso que ver con las ganas de no seguir adelante.

Donde está la frontera de la vida, no pueden hacernos creer que la interrupción del embarazo es una estirpación de un quiste, la vida fluye desde el primer momento, y si alguien tiene la desgracia de no sentir el embarazo como una esperanza, ayudémosla, que todo tiene arreglo menos la muerte.

Anuncios