No pensaba que el tema de la política 2.0 iba a suscitar tanto interés, pensaba que era cosa para frikis, pero veo que al final todos reflexionamos con qué está ocurriendo.

Ayer me ocurrió una cosa curiosa, estaba en un foro de Facebook, en un muro,de esos que la gente tiene, y vi que había un gran debate sobre temas de actualidad, entendiendo como actualidad la política rosa, que si Zapatero va o no va a Washington, que sí las Cúpulas de no sé qué, bueno política rosa, y de reperente se me ocurrió decir que a mi lo que me preocupaba no era la refundación del capitalismo, ni la lucha contra el neoliberalismo ni nada más, a mi lo que me preocupaba era que el coeficiente Gini se estaba disparando en España y que eso hacía que la diferencia entre las clases sociales fuese cada vez más grande.

Hasta ahí bien, pero al poco tiempo se me saturó el correo de mensajes contradictorios que me denominaban: facha, roja, comunista, pepera….. ¿Por qué nadie quiere hablar de clases sociales? ¿Crees qué porque lees esto y usas Internet ya estás por encima de las clases?

Hay amigo, la política 2.0 ha funcionado muy bien contigo, alguién ha conseguido estructurar tus percepciones y definirte tus necesidades, que créeme no son las reales.

En ningún momento nadie me preguntó que era el coeficiente Gini .

El Coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad ideada por el estadístico italiano Corrado Gini. Normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno). El índice de Gini es el coeficiente de Gini expresado en porcentaje, y es igual al coeficiente de Gini multiplicado por 100.

Aunque el coeficiente de Gini se utiliza sobre todo para medir la desigualdad en los ingresos, también puede utilizarse para medir la desigualdad en la riqueza. Este uso requiere que nadie disponga de una riqueza neta negativa.

Vamos en resumen, que todos nos movilizamos en la Red para que se prohiban los toros, se hable o no castellano, existan selecciones de fútbol autonómicas – nacionales y nadie se moviliza porque cada vez somos más pobres, encontramos partidos nuevos que mercadean con estas consignas, pero al final nadie nos regala el pan.

Creo que a través de la filosofía 2.0 tenemos una oportunidad para mejorar la res publica, pero no dejemos que la política 2.0 nos dirija.

Con esta entrada termino la trilogía política 2.0, concluyendo que, en opinión de una maruja, lo que se está dando es un fenómeno mucho más complejo que lo bien lo podíamos denominar Poder 2.0.

Rite (je, je) de la labor de las religiones estructurando percepciones y creando sistemas de premio – castigo !con lo  nos  queda  por ver!

Cada vez que veo el exhibicionismo que nuestros jóvenes y niños hacen en las redes sociales, me quedo perpleja, nunca, repito nunca, el poder ha tenido tan fácil controlar a las personas. Nuestra libertad se extingue

Anuncios