Hace días que no escribo, y eso que Romana, me dice que lo haga, pero el tiempo es un bien escaso, y quizá no lo gestione bien. el caso es que hoy he vuelto a leer.

Y entre otras cosas he leído en el blog de Idoia esto:

Los partidos políticos de izquierda ya no entienden el poder como poder de cambio o transformación de la realidad, de la economía, del espacio, sino como poder sobre las personas. Imponen medidas de poder tomadas desde sus partidos o comunidades de práctica política al resto de la ciudadanía.

Los partidos de izquierda no se habían constituido para impartir, ejercer, poder, sino para transformar la realidad y repartir el poder, para empoderar en el sentido de dotar de medios las personas para ser dueñas de su vida, para ser libres.

Este ideal se olvida en el momento en que su lucha no es la transformación del poder sino su obtención, es decir, la obtención del gobierno y el rédito electoral. En el momento en el que ya no les interesa transformar el poder sino conseguirlo para imponerlo.

Le dejaba un comentario y sin felicitarla, porque al final si siempre felicitas a alguién pierde su sentido, ella sabe lo que vale (que es mucho) y no estamos para aplicar técnicas Supernany.

Para mi, el poder ha dejado de ser entendido como un mecanismo de transformación de la realidad, da garantía del bienestar social, para ser entendido como un fin en si mismo. Esto es común a todos los partidos políticos independientemente de la ideología.

El poder como es la base de las teorías políticas, pero siempre concebido como un instrumento, un medio, no como un fin.  Así el Leviathan , Hobbes justifica el descomunal poder del estado con su misión: garantizar la paz  y la defensa de lo común.

El Contrato Social explica la existencia del poder del estado en el propio instinto de conservación del ser humano, ni siquiera el Principe hubiese pensado que el poder era un fin en si mismo.

Estamos viviendo una época de cambios sociales y políticos profundos, cambios en el orden social, en los valores y porque no, en la concepción del poder.

El poder, ese gran desconocido para el común de los mortales, fijate si es ignorado, que en el Santa Sanctorum del conocimiento actual, a penas cuenta con una definición. (vease Poder en Wikipedia)

Ésto es un fenómeno novedoso, no el poder, más bien su desconocimiento en la actualidad, porque de siempre el poder ha interesado:  Diogenes, Platón, San Agustín….. A

Ahora es, en esta sociedad del conocimiento, cuando estamos totalmente desinteresados por el poder,  cuando el poder trasnmuta y pasa de ser instrumento a considerarse un fin en si mismo.

Como decimos los católicos que Dios nos coja confesados, porque nuestra libertad se extingue.

Anuncios