Todos quieren ser como Obama, todos los partidos políticos están apostando por la red, creando comunidades, mejorando sus web, twiteando…

Pero si creemos realmente en que la democracia puede mejorarse con la introdución de las tecnologías de la comunicación, debemos reflexionar sobre unas premisas, porque en caso contrario, podemos vaciar de significado el término, e incluso lo que es peor, perder el interés en él.

Creo que el desafío de las democracias no está en Facebook, ni en Twitter, ni en You Tube, el desafío es el cambio de paradigma.

Del mandato representativo al mandato compartido, debemos entender que lo que nos ofrecen las tecnologías de la comunicación y la información es la puesta en marcha de nuevos canales de colaboración entre personas.

Durante estas semanas he estado viendo diferentes experimentos públicos de comunicación 2.0 que pueden tener su “gracia”:

El Estado de California de Franchis ha usado You Tube para explicar las nuevas regulaciones de empleo

El primer ministro británico tiene más de 92.000 personas que le siguen diariamente a través de Twitter

La poderosa DEA, Drug and Foods Agency twittea alertas alimentarias

Suecia ha abierto una embajada virtual a través de Second Life (seguro que te puedes poner ABBA como música ambiente)

La CIA ha usado Facebook para reclutar personas para el National Clandestine Service

En Alemania más de 1.400 funcionarios y expertos están discutiendo sobre el futuro del e government a través de la red profesional XING

Y como dicen los ingleses and SO On, porque doy fe, que me he aburrido de leer en inglés.

Todas estas iniciativas tienen varias cosas en común, y es como siempre digo, desde mi visión de maru 2.0, la UNILATERALIDAD.

Se ponen en marcha desde arriba porque necesitan algo de los siervos de la gleba (esto no es mio, es de DEF CON DOS), y es que tarde o temprano son cosas que pasarán de moda, o quién las impulsó se cansará y caerán por su propio peso, o quizá no.

Bueno el caso es que no tienen en cuenta el cambio de paradigma: la colaboración, la transparencia y lo que ahora denominamos (de una forma muy mala Señores del Instituto Cervantes tomen nota) empoderamiento de las personas.

Vamos a ver de que estamos hablando, pensemos en colaboración, ¿Dónde se da? ¿En los Blogs, foros y wikis públicos o en las redes de intercambio P2P? Duele a qué si, pero la verdad es esa, por más que desde del Gobierno Catalán o el Ayuntamiento de Zaragoza se esfuercen en establecer canales de comunicación, la Mula seguirá teniendo más adeptos.

Quizá aqui entre en juego el segundo aspecto mencionado, la transparencia, factor clave en la confianza de las personas. ¿Son transparentes los canales de participación puestos o impuestos desde arriba?

La colaboración y la transparencia facilitan el diálogo, que es algo muy diferente de la comunicación, por lo tanto si la democracia 2.0 debe ser diálogo, este necesita de personas en igualdad de condiciones, y por lo tanto, es necesario un empoderamiento de las personas, para que puedan participar en este diálogo.

Como ejemplo de buena práctica para aquellas personas que quieran iniciar un diálogo tras leer este post, y empezar el fin de semana, de una forma más positiva os dejo este proyecto, que considero un verdadero ejercicio de diálogo aunque en este caso sea en inglés:

Fix my street

¿Quién se anima a dialogar?





Anuncios