You are currently browsing the category archive for the ‘filosofía’ category.

Hace días que no escribo, y eso que Romana, me dice que lo haga, pero el tiempo es un bien escaso, y quizá no lo gestione bien. el caso es que hoy he vuelto a leer.

Y entre otras cosas he leído en el blog de Idoia esto:

Los partidos políticos de izquierda ya no entienden el poder como poder de cambio o transformación de la realidad, de la economía, del espacio, sino como poder sobre las personas. Imponen medidas de poder tomadas desde sus partidos o comunidades de práctica política al resto de la ciudadanía.

Los partidos de izquierda no se habían constituido para impartir, ejercer, poder, sino para transformar la realidad y repartir el poder, para empoderar en el sentido de dotar de medios las personas para ser dueñas de su vida, para ser libres.

Este ideal se olvida en el momento en que su lucha no es la transformación del poder sino su obtención, es decir, la obtención del gobierno y el rédito electoral. En el momento en el que ya no les interesa transformar el poder sino conseguirlo para imponerlo.

Le dejaba un comentario y sin felicitarla, porque al final si siempre felicitas a alguién pierde su sentido, ella sabe lo que vale (que es mucho) y no estamos para aplicar técnicas Supernany.

Para mi, el poder ha dejado de ser entendido como un mecanismo de transformación de la realidad, da garantía del bienestar social, para ser entendido como un fin en si mismo. Esto es común a todos los partidos políticos independientemente de la ideología.

El poder como es la base de las teorías políticas, pero siempre concebido como un instrumento, un medio, no como un fin.  Así el Leviathan , Hobbes justifica el descomunal poder del estado con su misión: garantizar la paz  y la defensa de lo común.

El Contrato Social explica la existencia del poder del estado en el propio instinto de conservación del ser humano, ni siquiera el Principe hubiese pensado que el poder era un fin en si mismo.

Estamos viviendo una época de cambios sociales y políticos profundos, cambios en el orden social, en los valores y porque no, en la concepción del poder.

El poder, ese gran desconocido para el común de los mortales, fijate si es ignorado, que en el Santa Sanctorum del conocimiento actual, a penas cuenta con una definición. (vease Poder en Wikipedia)

Ésto es un fenómeno novedoso, no el poder, más bien su desconocimiento en la actualidad, porque de siempre el poder ha interesado:  Diogenes, Platón, San Agustín….. A

Ahora es, en esta sociedad del conocimiento, cuando estamos totalmente desinteresados por el poder,  cuando el poder trasnmuta y pasa de ser instrumento a considerarse un fin en si mismo.

Como decimos los católicos que Dios nos coja confesados, porque nuestra libertad se extingue.

Anuncios

Hace días que no escribo, y eso que Romana, me dice que lo haga, pero el tiempo es un bien escaso, y quizá no lo gestione bien. el caso es que hoy he vuelto a leer.

Y entre otras cosas he leído en el blog de Idoia esto:

Los partidos políticos de izquierda ya no entienden el poder como poder de cambio o transformación de la realidad, de la economía, del espacio, sino como poder sobre las personas. Imponen medidas de poder tomadas desde sus partidos o comunidades de práctica política al resto de la ciudadanía.

Los partidos de izquierda no se habían constituido para impartir, ejercer, poder, sino para transformar la realidad y repartir el poder, para empoderar en el sentido de dotar de medios las personas para ser dueñas de su vida, para ser libres.

Este ideal se olvida en el momento en que su lucha no es la transformación del poder sino su obtención, es decir, la obtención del gobierno y el rédito electoral. En el momento en el que ya no les interesa transformar el poder sino conseguirlo para imponerlo.

Le dejaba un comentario y sin felicitarla, porque al final si siempre felicitas a alguién pierde su sentido, ella sabe lo que vale (que es mucho) y no estamos para aplicar técnicas Supernany.

Para mi, el poder ha dejado de ser entendido como un mecanismo de transformación de la realidad, da garantía del bienestar social, para ser entendido como un fin en si mismo. Esto es común a todos los partidos políticos independientemente de la ideología.

El poder como es la base de las teorías políticas, pero siempre concebido como un instrumento, un medio, no como un fin. Así el Leviathan , Hobbes justifica el descomunal poder del estado con su misión: garantizar la paz y la defensa de lo común.

El Contrato Social explica la existencia del poder del estado en el propio instinto de conservación del ser humano, ni siquiera el Principe hubiese pensado que el poder era un fin en si mismo.

Estamos viviendo una época de cambios sociales y políticos profundos, cambios en el orden social, en los valores y porque no, en la concepción del poder.

El poder, ese gran desconocido para el común de los mortales, fijate si es ignorado, que en el Santa Sanctorum del conocimiento actual, a penas cuenta con una definición. (vease Poder en Wikipedia)

Ésto es un fenómeno novedoso, no el poder, más bien su desconocimiento en la actualidad, porque de siempre el poder ha interesado: Diogenes, Platón, San Agustín….. A

Ahora es, en esta sociedad del conocimiento, cuando estamos totalmente desinteresados por el poder, cuando el poder trasnmuta y pasa de ser instrumento a considerarse un fin en si mismo.

Como decimos los católicos que Dios nos coja confesados, porque nuestra libertad se extingue.

El arte del mus, nació para reivindicar el papel del inexperto, pero hay días que me rebelo contra mis raices, y exploto.

Todos los días me levanto leyendo en un blog un artículo sobre las bondades de la campaña de Obama, el microtargeting, las tic, etc.

Son tantos los gurulollas. Qué me he decidido a escribir sobre algo que conozco un poquito: la teoría sociológica y algo que desconozco mucho: los secretos de la campaña política de Obama.

Hace unos días comentaba que posiblemente Obama o sus asesores habían leído a Ortega y Gasset.

De ésto ya os dije que tenía mis dudas, pero de lo que no me queda ni un ápice, ni un rastro de duda, es de que la gran mayoría de expertos tic, que están opinando sobre todos estos temas y sentando cátedra, no tienen ni idea de quien es Max Webber, ni Durkheim y el funcionalismo o lo que tiene más delito Karl Marx.

Señores dejen de hablar en inglés, leer y copiarse unos a otros, y acudan a los clásicos ¿Qué es eso del éxito del microtargeting en la campaña política?

Cualquier alumno de una facultad con estudios de sociología sabrían decirles que de lo que realmente se está hablando es de grupos de pertenencia, de estratificación social o lo que está más prohibido en el lenguaje de cualquier experto: clases sociales.

Microtargeting dicen:

Desde la sociología se denomina así al estudio de la desigualdad en la sociedad, es decir la distribución desigual de
bienes y servicios, derechos y obligaciones, poder y prestigio. Todos ellos son atributos de posiciones en la sociedad, no
atributos individuales.

Los individuos están dotados desigualmente en lo que se refiere a la salud, fuerza y coeficiente de inteligencia; pero
tales diferencias no proporcionan los datos a partir de los cuales se inician los estudios de estratificación. El concepto de
estratificación social se refiere a la “existencia, entre los grupos de una sociedad, de desigualdades estructuradas en
términos del acceso a recompensas materiales o simbólicas. Mientras que todas las sociedades implican alguna forma
de estratificación, sólo con el desarrollo de los sistemas basados en el estado surgen grandes diferencias respecto a la
limpieza y el poder. La forma más distintiva de estratificación en las sociedades modernas la constituyen las divisiones
de clases” (Giddens, 1995).

Entonces, estamos hablando de lo de siempre, Obama no ha sido pionero en el uso del “microtargeting” es decir de tener en cuenta la estratificación social, ni siquiera del uso de las tic, lo que si ha sido acertado y por primera vez llevado a cabo ha sido, elevar a categoría de estrategia política: “IR DONDE ESTÁ LA GENTE”

Pero claro considerando a esta gente estratificada en grupos, es decir a cada grupo lo encontramos en un lugar y con un canal de comunicación – información difererente.

No tienen el mismo canal de comunicación – información los jubilados sureños que los trabajadores de Silicon Valey o los universitarios latinos. Por lo tanto a cada uno su mensaje y su canal, de tal forma que si consigues dar con el grupo, las personas pensarán que reciben un mensaje personalizado.

Ahora viene lo dificil, gobernar para todos, porque sobre el papel, el sms o el facebook todo se aguanta, pero cuando haya que legislar sobre Sanidad, Medioambiente o impuestos, veremos a los expertos de microtargeting que es lo que hacen.

La política es un viejo oficio, que distingue al hombre del animal, y que está por encima de modas y por supuesto de campañas de marketing.

Así que el político a la política, el zapatero a sus zapatos, y el experto a sus tic.

La rebelión de las masas es la obra más importante publicada por Ortega y Gasset. Ortega se adelanta a su época preconizando el advenimiento de las masas al pleno poderío social, las aglomeraciones de gente y la aparición del hombre masa.

El hombre – masa es producto de una época que se caracteriza por la estabilidad política, la seguridad económica, el confort y el órden público.

El hombre-masa tiene varios rasgos: libre expansión de sus deseos vitales y una radical ingratitud hacia cuanto ha hecho posible la facilidad de su existencia. Es decir, sólo le preocupa su bienestar y al mismo tiempo es insolidario con las causas de ese bienestar. Uno y otro rasgo componen la psicología del niño mimado. El hombre-masa es el niño mimado de la historia.

El hombre-masa es incapaz de otro esfuerzo que el estrictamente impuesto como reacción a una necesidad externa. El centro del régimen vital del hombre-masa consiste en la aspiración a vivir sin supeditarse a moral alguna.

¿No es un genio Ortega? Consiguió adelantarse más de ochenta años, todos formamos parte de esta masa vulgar, hedonista y despreocupada. todos creemos que con lo que sabemos ya tenemos suficiente y no tenemos la mínima curiosidad por sber más, carecemos de proyectos y nuestra vida va a la deriva.

Y ahora aparece Obama, no como político, si no como líder de un movimiento social, un agitador, una persona que ha conectado con el nuevo votante americano.

Claro con el votante masa, de la que formamos parte todos, con esto Dios me libre de reconocer el mérito que tiene conseguir ser el primer presidente Afroamericano de los Estados Unidos.

Pero cuanto más leo sobre estrategia, su campaña y los elogios que todos los expertos en política hacen de Obama: Lo que hemos aprendido de Obama, es otro buen ejemplo, cuando habla de Micropolítica y la falta de interés del política por parte de la Masa, más me afirmo. Obama ha leído a Ortega y Gasset.

Obama ha sabido cuál encantador de serpientes conectar con la masa, haciendo micropolítica (para aquellos no familiarizados con este término podeís asimilarlo a la parte rosa de la política) y marketing.

Deseo que con Obama llegue el cambio, pero me da vértigo la historia, y no quiero pensar los grandes errores que hemos sufridos nacidos de una combinación letal: marketing y micropolítica, es decir populismo para el populacho.

Como minoría rebelada, os animo a seguir la política muy de cerca para evitar nuevos populismos, y dejar de ser considerados “piojosos incultos”.

Deja de leer esto y comienza con un libro de Ortega, Sartre, Kant, Rosa Luxemburgo. Más bibliotecas y menos blogs