You are currently browsing the tag archive for the ‘facebook’ tag.

Hoy estarás sorprendido, he renunciado al castellano, mi lengua materna, para escribir en inglés. No te preocupes, es solo el título y por motivos pedagógicos, no quiero que mi hijo comience tan pronto a conocer los insultos.

Estaba leyendo un artículo sobre tendencias tecnológicas, bastante interesante, y me he encontrado con el siguiente palabrejo “thinking things”, cosas pensantes, cosas pensantes…y he hecho un ejercicio de “thinking” y he llegado a una reflexión: ¿Para que queremos cosas que piensen?

Está claro, porque los seres humanos y algunos en particular son cada día más “stupid”.

¿Para qué necesitamos un Google más inteligente?¿Para qué nos facilite la búsqueda? No, un Google más inteligente, hace que una “stupid person” parezca un experto.

Me explico, una “stupid person”, usuaria básica de ocio inteligente (es decir que tiene prácticas de pérdida de tiempo improductivas) que se pase el día utilizando su perfil de FACEBOOK, pasa de ser una “stupid person” a una experta tras buscar en el Google o en su caso en You Tube, los artículos escritos por Mar Monsoriu (que conste que no tengo nada en contra de ella), ya se denominan “expertais” en temas de seguridad.

Como dicen los niños, me parto, con una búsqueda en Google somos expertos en web 3.0, stupids pero expertos, gracias a que las cosas piensan por nosotros.

¿Os imagináis oncólogos formados por You Tube? Seamos serios, practiquemos el pensamiento y dejemos que las cosas sigan siendo cosas.

Si Google ha fabricado tanto experto ¿Qué conseguiran producir las thinking thinks?

Con esta entrada, no quiero iniciar un nuevo movimiento Ludista, anti tecnológico, pero si que deseo que reflexiones sobre lo importante que es formarse y pensar para poder ser libre.

Gracias por decirme que persons no existe y tengo que escribir people. People are people


No pensaba que el tema de la política 2.0 iba a suscitar tanto interés, pensaba que era cosa para frikis, pero veo que al final todos reflexionamos con qué está ocurriendo.

Ayer me ocurrió una cosa curiosa, estaba en un foro de Facebook, en un muro,de esos que la gente tiene, y vi que había un gran debate sobre temas de actualidad, entendiendo como actualidad la política rosa, que si Zapatero va o no va a Washington, que sí las Cúpulas de no sé qué, bueno política rosa, y de reperente se me ocurrió decir que a mi lo que me preocupaba no era la refundación del capitalismo, ni la lucha contra el neoliberalismo ni nada más, a mi lo que me preocupaba era que el coeficiente Gini se estaba disparando en España y que eso hacía que la diferencia entre las clases sociales fuese cada vez más grande.

Hasta ahí bien, pero al poco tiempo se me saturó el correo de mensajes contradictorios que me denominaban: facha, roja, comunista, pepera….. ¿Por qué nadie quiere hablar de clases sociales? ¿Crees qué porque lees esto y usas Internet ya estás por encima de las clases?

Hay amigo, la política 2.0 ha funcionado muy bien contigo, alguién ha conseguido estructurar tus percepciones y definirte tus necesidades, que créeme no son las reales.

En ningún momento nadie me preguntó que era el coeficiente Gini .

El Coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad ideada por el estadístico italiano Corrado Gini. Normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno). El índice de Gini es el coeficiente de Gini expresado en porcentaje, y es igual al coeficiente de Gini multiplicado por 100.

Aunque el coeficiente de Gini se utiliza sobre todo para medir la desigualdad en los ingresos, también puede utilizarse para medir la desigualdad en la riqueza. Este uso requiere que nadie disponga de una riqueza neta negativa.

Vamos en resumen, que todos nos movilizamos en la Red para que se prohiban los toros, se hable o no castellano, existan selecciones de fútbol autonómicas – nacionales y nadie se moviliza porque cada vez somos más pobres, encontramos partidos nuevos que mercadean con estas consignas, pero al final nadie nos regala el pan.

Creo que a través de la filosofía 2.0 tenemos una oportunidad para mejorar la res publica, pero no dejemos que la política 2.0 nos dirija.

Con esta entrada termino la trilogía política 2.0, concluyendo que, en opinión de una maruja, lo que se está dando es un fenómeno mucho más complejo que lo bien lo podíamos denominar Poder 2.0.

Rite (je, je) de la labor de las religiones estructurando percepciones y creando sistemas de premio – castigo !con lo  nos  queda  por ver!

Cada vez que veo el exhibicionismo que nuestros jóvenes y niños hacen en las redes sociales, me quedo perpleja, nunca, repito nunca, el poder ha tenido tan fácil controlar a las personas. Nuestra libertad se extingue

Esto se lo dedico a Emilio, que me ha pedido a través de un comentario que le amplie la información sobre política 2.0 y me parece mejor hacerlo así que con otro comentario.

Política 2.0 para Emilio (me siento Sabater con política para amador !ojalá fuese tan buena!)

He encontrado un doble decálogo (20 puntos) sobre política 2.0 que quizá te sirvan para entender:

La política 2.0 (la aplicación de blogs y redes sociales al mundo político) es el tema de moda entre los partidos franceses. Todos están moviéndose, en curioso contraste con lo que ocurre al otro lado de los Pirineos. Por eso me han gustado los siguientes principios inspirados en el Cluetrain Manifesto y que parecen inspirar este movimiento de renovación política:

1. La democracia es un diálogo.

2. Desde hace 50 años, los políticos se han acostumbrado a comunicar a través de los medios de masas.

3. La utilización de estos medios de masas ha impuesto un modelo dominante de comunicación vertical: impersonal, largo, homogéneo y unidireccional.

4. Cada nuevo medio genera sus propias reglas de comunicación. En los años setenta, Nixon, Chaban-Delmas y Miterrand se han dado cuenta de ello: los tres han perdido elecciones por no utilizar correctamente la televisión. (En España, se ha especulado con algo parecido respecto a la última derrota del PP)

5. El juego político consiste en enviar información de un punto a una audiencia. Es el modelo de comunicación tradicional, que sigue los principios del telégrafo: un emisor envía un mensaje a un receptor con la esperanza de influirle.

6. En la Red, se produce una situación inédita: el receptor ignora el mensaje, tiene el control de lo que quiere escuchar y no hará caso salvo que tenga la impresión de que el emisor se dirige a él como individuo.

7. Internet promete un sistema de información abierto que permite a todos contrastar la información con otras fuentes.

8. El medio Internet permite hablar a todos dirigiéndose de manera personal a cada uno.

9. Una regla básica de la comunicación política es mantener el control del mensaje.

10. Pero ya no es posible controlar el mensaje.

11. Las técnicas clásicas de la comunicación política (gestión de la información, comunicación televisiva, relaciones públicas) empiezan a sufrir ya la presión de los nuevos medios.

12. Utilizando la Red no evitamos a los medios sino que los multiplicamos. Cada internauta se convierte en una posible fuente de opinión.

13. Más importante que Internet son las comunidades que Internet estructura. En esta realidad radican al mismo tiempo la fuerza y la complejidad del medio.

14. Los políticos tienen razones para tener miedo a Internet si no son capaces de integrar la interactividad y las reglas del medio.

15. La Red permite afrontar el tipo de diálogo al que la democracia representativa aspiraba desde siempre.

16. Los individuos pueden ahora encontrar medios para hacerse oír. Es lo que se conoce como “vigilancia activa”.

17. El medio favorece el humor: las parodias circulan más rápido que las doctrinas.

18. La política en la edad de la Red significa que la gente se hace más organizada e inteligente colectivamente.

19. La red facilita el acceso a la información y el paso a la acción.

20. Si ciudadanos y partidos empiezan a participar en este nuevo medio, Internet hará germinar las condiciones de una nueva práctica democrática.

El texto es de Jose A. del Moral y creeo que ilustra muy bien lo que puede ser un primer contacto con la Política 2.0

Pero si quieres ver algo mucho más práctico y “de andar por casa” puedes entrar en Facebook y ver como los Partidos Políticos Vascos están gestionando estas herramientas de cara a a las elecciones vascas.

Hay un artículo muy interesante que se llama Política Pop que transcribo

stos días ando fijándome atentamente en las estrategias de marketing que están desplegando los partidos políticos cara a las elecciones vascas, que presumiblemente se celebrarán en marzo de 2009. Hay dos elementos comunes a todos: están creando grupos de apoyo en Facebook y quieren destacar que a sus candidatos les gusta la música.

El uso de redes sociales y de blogs está relacionado con lo que ellos entienden como Política 2.0 o “una nueva forma de hacer política”. Es decir, abrirse a la participación de los electores. A mi juicio, es pura fachada, porque tendrían que cambiar completamente las estructuras de los partidos para que esto fuera un cambio real. Hasta el extremo de que algunos hasta lo hacen mal. Sería más justo, por tanto, que hablaran de Marketing 2.0 que de Política 2.0.

Pero me ha sorprendido aún más el tema de la música, que suele venir acompañado del vídeo. Lo venía viendo en el blog de Patxi López, que habla más de música que de ideología. Está claro que se trata de atraer al votante más joven y al que se ha desentendido de la política porque le parece un “coñazo”. Con el gancho musical se consigue dar una imagen de los candidatos como personas normales y más cercanas.

En el PP han tenido incluso la ocurrencia de llamar a esto “política pop“: el candidato sale en las fotos montado sobre su moto, se presenta rodeado de un grupo de rock, da un discurso sobre un vídeo de Youtube, se rodea de sus simpatizantes en Facebook y después atiende preguntas y cuestiones de los usuarios a través de su colorida y animada web.

A mí personalmente todo esto me genera rechazo más que otra cosa. Y lo digo con todo el respeto hacia Patxi López (PSOE) y Antonio Basagoiti (PP), que son los dos candidatos que más están empleando estas técnicas comerciales. Creo que el marketing no hace sino pudrir a la política. Lo que me gustaría ver es más diálogo y menos fuegos de artificio.

Me gusta la política 2.0 que practican muchos simpatizantes de base de los partidos, incluidos algunos congresistas, a través de sus blogs. Me gusta ver que sus blogrolls (blogs amigos) incluyen a gentes de todas las ideologías. Me gusta ver que entran en uno u otro blog para debatir y no se limitan a lanzarme soflamas desde sus púlpitos 2.0. Me gustaría que los políticos entendieran que de lo que se trata es de colaborar y no tanto de seguir pegándose cara a la galería. Deseo, en fin, que haya más Política 2.0 y menos Marketing 2.0.

También de José A. del Moral