You are currently browsing the tag archive for the ‘leviathan’ tag.

Hace días que no escribo, y eso que Romana, me dice que lo haga, pero el tiempo es un bien escaso, y quizá no lo gestione bien. el caso es que hoy he vuelto a leer.

Y entre otras cosas he leído en el blog de Idoia esto:

Los partidos políticos de izquierda ya no entienden el poder como poder de cambio o transformación de la realidad, de la economía, del espacio, sino como poder sobre las personas. Imponen medidas de poder tomadas desde sus partidos o comunidades de práctica política al resto de la ciudadanía.

Los partidos de izquierda no se habían constituido para impartir, ejercer, poder, sino para transformar la realidad y repartir el poder, para empoderar en el sentido de dotar de medios las personas para ser dueñas de su vida, para ser libres.

Este ideal se olvida en el momento en que su lucha no es la transformación del poder sino su obtención, es decir, la obtención del gobierno y el rédito electoral. En el momento en el que ya no les interesa transformar el poder sino conseguirlo para imponerlo.

Le dejaba un comentario y sin felicitarla, porque al final si siempre felicitas a alguién pierde su sentido, ella sabe lo que vale (que es mucho) y no estamos para aplicar técnicas Supernany.

Para mi, el poder ha dejado de ser entendido como un mecanismo de transformación de la realidad, da garantía del bienestar social, para ser entendido como un fin en si mismo. Esto es común a todos los partidos políticos independientemente de la ideología.

El poder como es la base de las teorías políticas, pero siempre concebido como un instrumento, un medio, no como un fin.  Así el Leviathan , Hobbes justifica el descomunal poder del estado con su misión: garantizar la paz  y la defensa de lo común.

El Contrato Social explica la existencia del poder del estado en el propio instinto de conservación del ser humano, ni siquiera el Principe hubiese pensado que el poder era un fin en si mismo.

Estamos viviendo una época de cambios sociales y políticos profundos, cambios en el orden social, en los valores y porque no, en la concepción del poder.

El poder, ese gran desconocido para el común de los mortales, fijate si es ignorado, que en el Santa Sanctorum del conocimiento actual, a penas cuenta con una definición. (vease Poder en Wikipedia)

Ésto es un fenómeno novedoso, no el poder, más bien su desconocimiento en la actualidad, porque de siempre el poder ha interesado:  Diogenes, Platón, San Agustín….. A

Ahora es, en esta sociedad del conocimiento, cuando estamos totalmente desinteresados por el poder,  cuando el poder trasnmuta y pasa de ser instrumento a considerarse un fin en si mismo.

Como decimos los católicos que Dios nos coja confesados, porque nuestra libertad se extingue.

Anuncios

Hace días que no escribo, y eso que Romana, me dice que lo haga, pero el tiempo es un bien escaso, y quizá no lo gestione bien. el caso es que hoy he vuelto a leer.

Y entre otras cosas he leído en el blog de Idoia esto:

Los partidos políticos de izquierda ya no entienden el poder como poder de cambio o transformación de la realidad, de la economía, del espacio, sino como poder sobre las personas. Imponen medidas de poder tomadas desde sus partidos o comunidades de práctica política al resto de la ciudadanía.

Los partidos de izquierda no se habían constituido para impartir, ejercer, poder, sino para transformar la realidad y repartir el poder, para empoderar en el sentido de dotar de medios las personas para ser dueñas de su vida, para ser libres.

Este ideal se olvida en el momento en que su lucha no es la transformación del poder sino su obtención, es decir, la obtención del gobierno y el rédito electoral. En el momento en el que ya no les interesa transformar el poder sino conseguirlo para imponerlo.

Le dejaba un comentario y sin felicitarla, porque al final si siempre felicitas a alguién pierde su sentido, ella sabe lo que vale (que es mucho) y no estamos para aplicar técnicas Supernany.

Para mi, el poder ha dejado de ser entendido como un mecanismo de transformación de la realidad, da garantía del bienestar social, para ser entendido como un fin en si mismo. Esto es común a todos los partidos políticos independientemente de la ideología.

El poder como es la base de las teorías políticas, pero siempre concebido como un instrumento, un medio, no como un fin. Así el Leviathan , Hobbes justifica el descomunal poder del estado con su misión: garantizar la paz y la defensa de lo común.

El Contrato Social explica la existencia del poder del estado en el propio instinto de conservación del ser humano, ni siquiera el Principe hubiese pensado que el poder era un fin en si mismo.

Estamos viviendo una época de cambios sociales y políticos profundos, cambios en el orden social, en los valores y porque no, en la concepción del poder.

El poder, ese gran desconocido para el común de los mortales, fijate si es ignorado, que en el Santa Sanctorum del conocimiento actual, a penas cuenta con una definición. (vease Poder en Wikipedia)

Ésto es un fenómeno novedoso, no el poder, más bien su desconocimiento en la actualidad, porque de siempre el poder ha interesado: Diogenes, Platón, San Agustín….. A

Ahora es, en esta sociedad del conocimiento, cuando estamos totalmente desinteresados por el poder, cuando el poder trasnmuta y pasa de ser instrumento a considerarse un fin en si mismo.

Como decimos los católicos que Dios nos coja confesados, porque nuestra libertad se extingue.

Por los comentarios veo que el concepto no está claro y el tema tiene su importancia, hace tiempo leí un libro de Javier Echevarria que se titula “Los señores del aire: telépolis y el tercer entorno” que me ayudó a comprender la gravedad de este cambio, que como todo cambio social, es difícil de vislumbrar y solo gracias a algunos visionarios como en este caso Javier Echevarria podemos comprender.

El sistema de poder está transformandose, vamos con esto no quiero sentar cátedra, Dios me libre, ni convertirme en una experta, están produciendose como diría Yoda “Perturbaciones en la fuerza” y está cambiando el monopolio del poder. Cuando una persona estudia teoría política comienza aprendiendo que el monopolio del poder lo tiene el estado. y ahí tenemos las personitas entregando su parcela de poder en pos del bien común (Contrato Social de Rousseau, Leviathan de Hobbes, El principe de Maquiavelo, etc.), bien vale alguién por mi cedió mi parcelita de poder, hasta ahí todos de acuerdo, pero ¿ahora qué? ¿Estamos seguros de que el estado detenta esa parcela de poder?

Creo que no, que ese poder reside hoy en día en Los Señores del Aire, para mi uno de los más temidos Google.

Nadie se ha parado a reflexionar que en esta sociedad actual en la que nos desnudamos diariamente en las redes virtuales, no es el Estado el que más información – poder tiene, si no que son los grandes operadores de la Comunicación.

¿Entonces a qué viene esto de política 2.0? ¿Sienten los políticos la misma necesidad de nosotros de desnudarnos ante la Red?

Hoy leía esto en un blog: Cinco claves para la Política 2.0 en 2008

1. Los blogs líderes serán decisivos
2. La política YouTube te lanza… y te delata
3. La política en Second Life
4. La política 2.0 y el márketing viral superarán a la publicidad tradicional
5. Con visión latina y en español

Pues con lo que más coincido es cuando hablan del Monopolio del Poder, así que desde este rinconcito propongo porqué no hablar de Poder 2.0, todos tendríamos las cosas más claras

Desde aquí quiero agradecer a Criando Cuervos que hoy me hayan hecho sentir la maruja más famosa de la red, aunque sea mentira, me siento una maruja 2.0